Un nuevo paradigma para la educación del siglo XXI

Desde hace algunos años, los finales del siglo XX, la educación está construyendo un nuevo paradigma. Todavía estamos inmersos en el universo educativo, como un proceso encargado de desarrollar las capacidades de cada persona, que había que traducir en la adquisición de competencias básicas que las personas necesitan poseer para integrase en nuestro mudo.

Robert L.Schalock. y otros, están proponiendo que la educación se plantee un nuevo enfoque orientado a ofrecer calidad de vida. La educación ya no es el tiempo y el espacio, en el que hay que prepararse para algo que todavía no ha llegado (inserción adulta), olvidándose de que la escuela es un lugar donde hay que vivir, donde hay que diseñar un currículo de vida real. El tiempo escolar no es un tiempo para… sino un tiempo donde…, se vive, de una determinada manera.

 

El proyecto educativo que hay que diseñar (currículo y organización), cuando se entiende la educación como una educación que pretende ofrecer calidad de vida, es un  proyecto educativo en el que se programa una experiencia vital para los alumnos, capaz de ofrecerles las mejores posibilidades para  que mejore su calidad de vida y en donde  “la personalidad recibida”, la que sea (destrezas básicas, temperamento , genero y entorno sociocultural), pueda ser desarrollada de la manera mas integral y rica posible a lo que tienen derecho como personas.

Un proyecto educativo orientado hacia la mejora de la calidad de vida, es un proyecto educativo mas abierto y flexible, que propone trabajar áreas de contenidos menos académicos y mas orientados a la adquisición de habilidades sociales, a la mejora de la competencia social y las relaciones interpersonales (Verdugo 1997), colocando en ese marco, el desarrollo personal (saber, saber hacer y saber ser. Delors UNESCO) y el bienestar emocional.

 

       Educar, en la opinión del filosofo José Antonio Marina (Enseñar a Vivir 2004), en el marco de la calidad  de vida, se propone  AUMENTAR, POTENCIAR, CULTIVAR, MEJORAR, OPTIMIZAR, LOS RECURSOS PERSONALES Y SOCIALES, al servicio de  un desarrollo adulto integral compuesto de :

 

Inteligencia. Autonomía. Tenacidad. Capacidad de amor.

Poder de recuperación ante el fracaso.

Energía para enfrentarse a los problemas.

Valentía. Sentido del humor.

Aptitud para disfrutar de las cosas.

Delicadeza. Entendimiento con lo demás.

Creatividad Sentido de la justicia…Que nos impulsa a la felicidad.

 

La educación, como oferta de calida de vida, no es un planteamiento genérico, un proyecto metafísico, cargado de bellas afirmaciones.

 

Los centros educativos tienen que empezar a plantarse actuaciones estratégicas en las que se diseñen planes de acción que fomenten los componentes que dan sentido a la calidad de vida y que los ecólogos  describen como:

 

Bienestar emocional -Desarrollo personal- Relaciones interpersonales- Inclusión social.- Bienestar físico- Autodeterminación.- Bienestar material.-Vivir derechos.

 

Quizá este nuevo paradigma sea la levadura de la educación del siglo XXI.

 

I.1.El concepto de  calidad de vida.

 

La calidad de vida es el bienestar, felicidad, satisfacción de la persona, que le permite una capacidad de actuación o de funcionar en un momento dado de la vida. Es un concepto subjetivo, propio de cada individuo, que está muy influido por el entorno en el que vive como la sociedad y la cultura, la escala de valores… (De Wikipedia, la enciclopedia libre).

Según la OMS, la calidad de vida es: “la percepción que un individuo tiene de su lugar en la existencia, en el contexto de la cultura y del sistema de valores en los que vive y en relación con sus objetivos, sus expectativas, sus normas, sus inquietudes… Se trata de un concepto muy amplio que está influenciado de modo complejo por la salud física del sujeto, su estado psicológico, su nivel de independencia, sus relaciones sociales, así como su relación con los elementos esenciales de su entorno”.

El concepto de calidad de vida en términos subjetivos, surge cuando las necesidades primarias básicas han quedado satisfechas con un mínimo de recursos. El nivel de vida son aquellas condiciones de vida que tienen una fácil traducción cuantitativa o incluso monetaria como la renta per cápita, el nivel educativo, las condiciones de vivienda…, es decir, aspectos considerados como categorías separadas y sin traducción individual de las condiciones de vida como la salud, consumo de alimentos, seguridad social, ropa, tiempo libre, derechos humanos. Parece como si el concepto de calidad de vida apareciera cuando está establecido un bienestar social como ocurre en los países desarrollados.

En el terreno de la Educación la investigación es aún escasa y existen muy pocos instrumentos para evaluar la percepción de niños y jóvenes sobre los efectos de la educación en su Calidad de Vida; sobre una concepción educativa en la, que, como finalidad, se busque proporcionar  a la infancia calidad de vida.

I.2.La calidad de vida en la infancia.

 

Desde 1999 hay una corriente de preocupación por investigar y definir los indicadores de la calidad de vida en la infancia (Bowers y Ben-Arieh). Se trata de conocer los niveles de bienestar en los que los niños y niñas deberían crecer y caminar hacia una vida adulta. Es una forma responsable de establecer planes de actuación basados en los derechos del niño.

 

¿Cuáles serían los componentes de una vida de calidad en las diversas etapas de la infancia?,¿cuáles los indicadores adecuados para su medición? Se ha avanzado mucho en el campo de la salud, pero menos en el ámbito educativo.¿Hasta qué punto la escuela debe plantarse, como estrategia de su actuación educativa, mejorar la calidad de vida de la infancia?.

 

Hay un  concepto “frívolo” sobre la calidad de vida asociado al de satisfacción, que se vive sobre todo en los momentos de ocio y se olvida frecuentemente como señala Hegarty(1994), que el bienestar infantil “es un elemento esencial para el aprendizaje, para el desarrollo del potencial personal, y por lo tanto para la consecución de los objetivos fundamentales de la educación”.

 

El concepto de calidad de vida encierra una visión holística en la que la intervención, en nuestro caso educativa, busca el bienestar personal, desde el que, tendría sentido, establecer la planificación, los objetivos  y los criterios de evaluación de la escuela. A la hora de elaborar un diseño curricular deberíamos  plantearnos la pregunta: ¿qué deberíamos hacer para mejorar el nivel de bienestar de nuestros alumnos, para mejorar su calidad de vida?

 

Desde los datos que nos proporciona la psicología evolutiva, y desde los estudios actuales sobre el concepto de calidad de vida podríamos establecer que la calidad de vida en la infancia consiste en la percepción subjetiva del niño en relación a una serie de aspectos objetivos referidos a cinco dominios: bienestar emocional, bienestar físico, relaciones interpersonales, desarrollo personal y bienestar material.(M.A.Verdugo Alonso.2006).

 

Conviene señalar que lo importante es que el niño/a tenga “una percepción subjetiva” del nivel de esos dominios, pero, sin embargo, es posible medir el nivel objetivo de esos dominios, sobre los que deberemos actuar.

 

Y por otra parte, esos dominios, dada la dependencia social que tiene el niño, deben estar situados (tienen lugar) en el ámbito familiar y en el ámbito escolar para que pueda alcanzarlos o mejorarlos. Familia y escuela son los espacios sociales donde la infancia puede encontrar su la calidad de vida. ¿Por que la escuela no va a planteárselos como objetivos educativos?. Enseñar para ofrecer niveles de calidad de vida. Oferta de calidad de vida como transmisión cultural. Calidad de vida como eje vertebrador de una concepción curricular.

 

Esos dominios, en los que consiste la calidad de vida de la infancia podríamos definirlos de la siguiente manera:

 

 

DOMINIO

DESCRIPCION

 

BIENESTAR EMOCIONAL

-Estados emocionales experimentados por el niño como alegría, tristeza, nerviosismo, humor, preocupación.

-Percepción global de satisfacción con la vida.

-Visión de futuro(sueños)

-Autoestima/autoconcepto (cómo se ve y se valora a si mismo, cómo cree que lo ven los demás en general)

 

BIENESTAR FÍSICO.

-estado de salud física del niño: sueño, enfermedades, síntomas y signos físicos, energía,  nivel de nutrición. desarrollo físico(peso/altura)

Acceso y satisfacción con la asistencia sanitaria.

 

 

 

RELACIONES INTERPERSONALES

Frecuencia, calidad, y satisfacción con afecto, interacción (positiva y negativa), comunicación y aceptación de y entre personas de la familia.

Estilo educativo y de crianza de los padres (premios, castigos, abandonos)

Frecuencia y satisfacción con las relaciones de amistad y compañerismo en el medio escolar y extraescolar.

Satisfacción y calidad de las relaciones con los maestros, percepción por parte del niño de apoyos, refuerzo, castigos,  expectativas e imagen que tienen de si mismos los maestros.

 

 

DESARROLLO PERSONAL

Grado de “competencias” adquiridas en la actividad escolar y satisfacción en la realización de las mismas.

Percepción que tiene el niño de sus habilidades cognitivas y oportunidades para desarrollarlas.

Frecuencia y oportunidad de experiencias de ocio y tiempo libre: juegos, deportes, actividad física, televisión, vídeos…

Autodeterminación (posibilidad de elegir y tomar decisiones)

 

BIENESTAR MATERIAL.

Posesiones materiales del niño y de la familia.

(regalos, ropa, juguetes, objetos)

Características físicas de los ambientes en los que se desenvuelve

Nivel socioeconómico de la familia.

Tabla tomada de “cómo mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad “pag.68.M.A.ANGULO ALONSO .2006.

 

Estas descripciones o definiciones, de los dominios que hoy se consideran como indicadores de la calidad de vida de la infancia, podrían transformarse en instrumentos de evaluación, tanto para los padres como para los profesores, con el fin de radiografiar el nivel de satisfacción en el que viven y tenerlo en cuenta a la hora de establecer un diseño curricular que responda a sus necesidades de mejora de su calidad de vida.

 

En el momento de analizar el contexto social, como un elemento constitutivo, en el momento de establecer la concreción curricular, que responda a la situación peculiar de cada centro, ese análisis no puede hacerse sólo en función de parámetros  socioculturales, sino  en base a dominios de calidad de vida pues esos son los objetivos que nos proponemos conseguir.

 

 

DOMINIO

DESCRIPCIÓN

 

 

BIENESTAR EMOCIONAL

Con qué frecuencia el niño se encuentra:

-Contento

-Enojado

-Agresivo

-Triste o deprimido

-Dice lo que piensa o lo que le pasa.

 

 

BIENESTAR FÍSICO.

Con qué frecuencia el niño tiene:

-Dolores o molestias de estómago.

-Náuseas o vómitos.

-Erupciones o alergias en la piel

-Problemas con el sueño.

-La calidad de los servicios de salud que recibe…

 

 

RELACIONES INTERPERSONALES

Con qué frecuencia sucede que:

-cuando hace algo bien lo felicitamos.

-tenemos tiempo para atender, escuchar y ayudar al niño.

-se lleva bien con los compañeros de clase

-tiene problemas con los maestros.

-Juega o está con amigos.

 

 

DESARROLLO PERSONAL

Sus notas suelen ser…

-Independientemente de sus notas el niño progresa.

-La educación que recibe en la escuela es…

-Tiene tiempo suficiente para jugar y hacer actividades de ocio

-Cuando tiene tiempo libre dice que se aburre.

 

 

 

BIENESTAR MATERIAL.

Los ingresos de la familia resultan suficientes para cubrir los siguientes gastos:

-alimentación.

-vestido.

-educación.

-Salidas, diversiones, vacaciones

Teniendo en cuenta los bienes materiales que tiene la familia y el niño ¿cuál es el lugar que ocupan en comparación con las demás familias?

Tabla tomada de “cómo mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad “pag.72..M.A.ANGULO ALONSO .2006.

 

La planificación curricular debe asumir todos los dominios de la calidad de vida, lo que “abre” los contenidos curriculares a todos esos campos y lo que todavía es mas importante, sitúa la escuela en el contexto de la comunidad social, que tiene que establecer un diseño de actuación integral. El currículo no es tan sólo un proyecto educativo, sino un plan de actuación sobre la infancia de toda la comunidad.

 

Las relaciones interpersonales, el bienestar emocional, no pueden reducirse al escenario escolar, pues ese bienestar no es sólo producto de esas relaciones y emociones escolares, sino el resultado de las que viven en su contexto familiar y social, además del escolar. No tiene sentido dejarlas fuera de los diseños curriculares. El diseño curricular no sólo se desarrolla en el aula, sino en el centro y  fuera de la escuela, en el ámbito familiar y social. Hay una elaboración comunitaria del diseño curricular.

 

Este paradigma educativo es el que nos lleva a replantearnos “la vida del aula”. Ese paradigma no se alcanza a base de formulaciones programáticas que luego no tiene nada que ver con lo que se hace en el día a día en la escuela, con la forma como se diseña el funcionamiento y la organización del aula. Y por extensión el propio centro escolar.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>